HISTORIA

 

Nuevo Comienzo (2005 - 2006)

2003 - 2005

A pesar de ser, junto a otros como Chebere o La Mona, leyenda e historia misma del cuarteto y la música folklórica y popular Argentina, Trula debió afrontar el 2005 como cualquiera. Luchando desde abajo, peleando por el lugar que nunca debió perder. Algunas bandas, con justicia, ocuparon su lugar, y otras sin tanta justicia también. La familia Cánovas decidió no buscar más cantantes. Y muchos Trulaleros se lo agradecemos, ya que molesta el hecho de que los “buscas” de la música, pisen las tablas que alguna vez pisaron Manolo, Gary, La Pepa, Sandro, Jean Carlos y otros. Además, al ser solo dos voces al frente de la banda, da libertad a las mismas de mostrarse en toda su magnitud. Alejandro supo aguantar muchas cosas.

Ser el tercero por varios años y al principio interpretando solo dos temas. Aguantó y se ganó a los Trulaleros fieles, y ahí está, presente, siendo él, el nexo directo al gran Manolo. ¿Y Pablo? Se “bancó” debutar en una de las peores crisis de la orquesta. Y juntos por fin, guiaron a Trula a volver a ser respetado. Y si los rankings de moda, mostraban a otros nombres, hay uno que muestra lo que llevan los cuarteteros en el corazón, y en ese esta Trula allí arriba, de dónde nunca saldrá. trulala es mundialPara 2005, el sello RCA era representado por la curiosa unión de Sony y BMG, y bajo éste, nació “Trula es mundial”, un trabajo perfecto y con mucho sentimiento, con la mayoría de las canciones de una calidad excelente, letras muy agradables. Entre las que se destacan el lento “Tocando fondo”, “Loca conmigo”, “Hasta el fin del mundo”, “Si la ves”, “Si me pregunta por ti” y la reedición de dos temas que alguna vez cantó La Pepa, “Que pena, pena” y “Llévatelo todo, todo”. Junto a Alejandro y Pablo, estuvieron en este disco, en el piano programación, Lucas Zaurrini; en el bajo, Juan Pablo Villalón; en los teclados y arreglos, Iván Scavuzzo y también en teclados, Diego Ribba; en la batería y güira, Marcelo Escudero, en guitarra, el legendario Jorge Tarnavasio; en las tumbadoras, Mauro Ochoa, en timbaletas, Mauricio Cánovas; en la tambora, Alejandro Avellaneda. En trompetas seguían Walter Barrionuevo y Juan Márquez y el ex Chévere Hugo González en los trombones. La locución como desde que se fue Manolo, Luis Cima. En coros participó Diego Cánovas. El disco fue grabado en Pira Córdoba. La familia Cánovas seguía como manager y Carlos Lacamoire junto a Walter Viro y Polo sus secretarios.

El arte y diseño a cargo nuevamente de Visual Productora y Diego Cánovas. La producción de Juan Carlos Monasterio y el regreso de un colaborador de Manolo en otras épocas, Iván Scavuzzo, esta vez para ocupar su lugar y ser su Director Musical. Y los Trulaleros agradecidos, por que se siente encendida, la eterna presencia del maestro de maestros, Manolo. Si desde dónde esté, ve este presente, de seguro esta orgulloso. Por que es fácil pararse tras un micrófono cuando el éxito está asegurado, pero resurgir y luchar desde abajo fueron costumbre en él, y ver a sus músicos elegidos, a sus hijos y su familia y amigos, y a su pueblo, peleándole al mundo por mantener viva la llama que arde en el corazón de Trulalá. trula lo mas

Finalmente y para cerrar el año, el 15 de diciembre de 2005, en Córdoba sale y se agota el CD “Trula lo +”, una continuación de “es mundial” dónde se destacan temas como “Ya no me importa”, “Algo mas”, “Te voy amar” en ritmo de cuarteto moderno, que logra hacer una cruza del clásico estilo trulalero con aires de Chebere, y el tema de Álvaro Torres “Ella nos engaña a los dos” cantado a dúo por Pablo y Ale. Para esta oportunidad la banda estaba formada por las siguientes personas: en el piano, Lucas Zaurrini; en los teclados y arreglos, Iván Scavuzzo y también en teclados, Diego Ribba; en la batería y güira, Marcelo Escudero, en tumbadoras, Mauro Ochoa, en timbaletas, Mauricio Cánovas; en la tambora, Alejandro Avellaneda. En trompetas Walter Barrionuevo y Juan Márquez y Hugo González en los trombones. La locución: Luis Cima. En coros participaron Diego y Jesica Cánovas. 

La dirección estuvo a cargo nuevamente de Iván Scavuzzo, y fueron invitados: Ricardo “Zurdo” Roque (La Barra, Sabroso) (Percusión), Gustavo Fernández en el bajo y Gustavo Tarnavasio en las guitarras. La grabación y masterización fueron hechas en Pira Córdoba. El arte y el diseño a cargo Diego Cánovas y Visual Productora. La producción de Juan Carlos Monasterio. El 2006 arrancó con todo, Trula aparecía de nuevo en los principales rankings del país. La ciudad de Buenos Aires se había convertido en un templo trulalero, sin repercusión en los medios como siempre, obvio, y a pesar de la extraña y polémica suspensión del Cosquín Cuarteto 2006, Trulalá se las arregló para salir al país y el mundo a través de dos eventos importantísimos. El festival de cuarteto realizado en el Luna Park de Buenos Aires, y la noche cuartetera del Festival de Peñas de Villa María.

En ambas presentaciones Trula compartió escenario con otras bandas como La Barra y Jean Carlos. Pero el público vibró y se emocionó hasta el delirio con la actuación de la banda de Manolito. Diez mil personas estuvieron presentes en Villa María para ver las excelentes actuaciones de Jean Carlos y La Barra, sin imaginarse el maravilloso cierre que estaría a cargo de la banda de siempre. Como que algo iba a suceder, la gente allí presente disfrutó minuto a minuto, canción a canción, el espectáculo trulalero que se alargó hasta superar el tiempo previsto. Fue maravilloso y mas aún sabiendo que todo el país y por ahí en el mundo también se pudo disfrutar por televisión. Y algo sucedió después.

La madrugada del sábado 25 de Febrero de 2006, Pablo Ravasollo, por alguna injusticia mística del destino en sus inciertas vueltas, falleció en un accidente automovilístico, cuando se dirigía a Santa Rosa de Calamuchita a hacer uno de los tanto bailes que hacia semana a semana. Junto a él viajaba un amigo que también se fue y Mauro “Perico” Ochoa que quedo con graves heridas y por el cual comenzaron a sucederse cientos de muestras de apoyo, como la de una bandera hecha en Catamarca que viajaría hasta Córdoba, siendo firmada en su trayecto por los incondicionales Trulaleros. Pablo tenía solo 23 años, tenía una carrera de éxitos por delante, tenía vida para dar, y en sus canciones y alegría se notaba. Tenía ganas de vivir, era sano, era libre, era de su pueblo… tenía tanta vida para dar… y le quitaron la suya. El país enteró se conmovió, gente ajena al cuarteto y la música en general, comentó el hecho durante toda la semana siguiente. Todos los medios de comunicación nacionales se hicieron eco de la triste noticia. Y nosotros, los Trulalero, una vez más lloramos.

Al fin de semana siguiente la banda debía presentarse en el baile Gigante de Bomberos de San Francisco en Córdoba, y en los días siguientes debía realizar dos shows en Buenos Aires. La Familia Cánovas, los músicos y la familia Ravassollo se reunieron y llegaron a la conclusión de que Pablo hubiera querido que Trula, ese Trula que tanto amó, siguiera sonando. Y así fue. Trula sonó, y lo seguirá haciendo, Dios quiera que por siempre. La banda estaba ensayando con un tercer cantante, un chico llamado David que contaba con el apoyo de Pablo. Todo lo sucedido haría adelantar su debut, pero hasta que eso ocurriera, Alejandro se pararía solo frente a la banda.

Discografía de éste período:

56 - 2005 – Trula es mundial
57 - 2005 – Trula lo +


REDACCIÒN

La historia de Trulalá hasta 2012 escrita en la web oficial, fue recopilada, desarrollada y actualizada por Gastón "El Tucu" Gardella.

La historia de Trulalá desde finales 2012 escrita en la web oficial, fue recopilada, desarrollada y actualizada por Gastón Oviedo.

Las mismas tienen un "toque" personal de los escritores, como así la división en etapas desarrollada en base a los acontecimientos llevados a cabo en las mismas.


COMPARTIR

Inicio / Historia / Discos / La Banda / Radio / Foro / Videos / Prensa / Contacto
Copyright © 2008 - 2018 - Trulaleros de Alma - Sitio Oficial de Tru-la-lá