NOTI-TRULA

Crónica: 28 años

Y de tanto mirar en el horizonte ese tan ansiado Sábado 17 de noviembre del año 2.012, un buen día llegó. No sólo llegó, sino que se vivió con todas las emociones habidas y por haber, y también se pasó volando, casi en un pestañeo.

Pero vale la pena revivir, por medio de estas palabras, y con todo el respeto y dedicación posible todo lo que se vivió en la noche Trulalera del año por excelencia: su aniversario, el Nº. 28, para ser más precisos.

Ya todos sabemos de lo increíblemente movilizante que es Tru-la-lá, sería redundar. Así que vamos al grano, una vez más gente de todos los puntos del país volvió a invadir la querida Docta para regar de alegría y felicidad sus calles, su aire, en una noche más que hermosa. Pasada la medianoche se inició la famosa caravana, recorriendo distintas avenidas de la ciudad, y desparramando en las calles todo el sentimiento Trulalero, ante la mirada de propios y extraños, hasta llegar finalmente al punto final, el querido e histórico Club Atlético Villa Retiro.

Ver el resto de las fotos aquí

Al llegar, fue sorprendente la cantidad de gente que había en sus alrededores, ya se palpitaba que se iba a vivir una noche más que intensa. Cerca de las 02:15, y con mucha gente aún sin ingresar, se le dio comienzo a la gran noche de los 28 años, y salieron los muchachos, como siempre, con ganas de hacer bailar a la gente, que disfrute cada minuto, y vaya que lo lograron.
En la primera selección sonaron algunos de estos temas, generalmente intercalando temas del recuerdo que nunca habían tocado los de esta “nueva” generación, más temas de otros aniversarios que no estaban sonando actualmente, y también algo de la actualidad, “Simplemente Tru-la-lá”. Aquí un repaso (los temas no están precisamente en el orden exacto):

Neno:

Mi tío es un ají.
El Trulalazo.
Mujer indecente.
Muévelo, sáltalo.
El caramelito.
El diario de hoy.
Si no voy al baile, me muero (fragmento).
La gaita de la Cenicienta (fragmento).
Mi gran noche.

David:

Tu dueño.
Una lágrima, un suspiro.
La bailadora.
Sin solución.
No me debes.
Ese lobo.
Paisaje.
Amores como el nuestro.
Mi todo.
Aprende a ser infiel.
Cumbias: La danza Trulalera – Alza las manos – Mi cama huele a ti – Se me ha perdido un corazón.

César:

Te quiero tanto.
¿Dónde va la noche?
Infierno.
Lo intentamos.
________________________________________

En la segunda selección, y ya con un Villa prácticamente colmado, se le siguió dando continuidad a la noche, y con toda la gente completamente integrada al festejo, bailando y disfrutando por completo de cada tema, algunos de los que sonaron en dicha selección fueron los siguientes:

Neno:

El chico del baile.
Mi libertad, no.
Siga bailando.
El problemita.
Se mueve.
Sígale bailando (cantito).
A ella le gusta.
Jugaste conmigo.
Dejemos esta noche el dolor.
¿Por qué siempre tú?
Que salte, que baile, que grite, que goce (fragmento).
No hay mal que por bien no venga.
Vente a bailar (cantito).
Dime si te vas con él.

David:

Él o yo.
Hazme el amor.
Velocidad, ayúdame.
Nuestro secreto.
De corazón (cantito).
Oye.
Ojalá no te hubiera conocido nunca.
Fuego en el fuego.
Vuélveme a querer.
Sólo por maldad (fragmento).
Amor fingido

César:

El venado.
No se olvida.
La quiero a morir.
________________________________________
Finalmente, en la tercera y última parte de la noche, la posta la tomó Mauricio, cantando el feliz cumpleaños para Tru-la y recordando, por supuesto, al gran responsable de toda esta historia, el señor Manuel Mauricio Cánovas. Decirle gracias es poco, maestro. En su memoria, y con la ayuda de todos los Trulaleros, “Como la cigarra”, “A usted” y “Las cuarenta” demostraron que el maestro SIEMPRE estará en nuestros corazones, y Tru-la, como él soñó, de pie, a pesar de todo.
Luego de semejante momento, Tru-la siguió con lo suyo, de la siguiente manera:

César:

Elizabeth.
Aventura.
Herederos.

David:

Mi soledad, y yo.
Volver a amar.
Quiero estar contigo.
Lo que yo más quiero.
Sólo por ti.

Neno:

Que canten los niños.
Es ella la que quiere.
Hace calor (Fragmento).
Bandido.
Yoli, la matadora.

En aquel rincón (trío).
________________________________________
Al finalizar el baile, siendo ya las 05:30 pasadas, la gente sencillamente NO quería irse. De ninguna manera. Y los Tru-la notaron eso, la energía y la buena onda se contagiaron de piel a piel durante toda la noche, y ellos, más felices que nadie, les (nos) regalaron un bis cada uno:

César: No se olvida.
David: Ojalá no te hubiera conocido nunca.
Neno: Si no voy al baile, me muero (fragmento) – La gaita de la Cenicienta (fragmento).

El testimonio de David, diciendo de la forma más sincera “Ah, está tan linda la noche que no nos queremos ir nada” lo resume todo.

En líneas generales, así se festejaron los 28 años, con el alma y el corazón a flor de piel, como es Tru-la-lá y su gente. Como siempre, agradecer la entrega de los cantantes, músicos, asistentes, encargados, a la gente de la Sala del Rey, por seguir confiando en Tru-la y dar todo su apoyo y su seriedad, a Villa Retiro por tener sus puertas siempre abiertas para Tru-la.

Y a los Trulaleros y Trulaleras, ¿qué decirles? Sólo una frase lo define todo: “Mientras haya un Trulalero de pie, Tru-la-lá jamás va a morir”. Gracias por todo, de corazón a corazón (como diría el más grande de Córdoba, CMJ). ¡Esto es Tru-la, papá!

Redacción: Gastón Ovideo.

VN:F [1.9.22_1171]
Tu voto
Rating: 5.0/5 (14 votes cast)
Crónica: 28 años, 5.0 out of 5 based on 14 ratings
Inicio / Historia / Discos / La Banda / Foro / Contacto
Copyright © 2008 - 2019 - Trulaleros de Alma - Sitio Oficial de Tru-la-lá