NOTI-TRULA

Crónica | Trulala 30 años

“GRANDE POR SU HISTORIA, ÚNICO POR SU GENTE”

 

Necesitaba una frase concreta para comenzar a narrar lo que se vivió en las dos noches más esperadas del año, y la mejor forma de definir al gran Tru-la-lá es de esa manera, como aquella bandera que brillaba allí en lo alto del Complejo Ferial, de uno de los Trulaleros que mejor representa este gigante sentimiento, como es el Sr. Mingo Moyano, de Buenos Aires.

 

 

El fuego se encendió en la noche del Sábado 22 de Noviembre del 2.014, apenas pasada la 01:35, y con el Pabellón Verde de Ferial transformado en un imponente templo, colmado por fieles Trulaleros de prácticamente todo el país, quienes desde temprano comenzaron a poblar las calles cordobesas, disfrutando de todo el día, e incluso, de todo el fin de semana. Con una gran introducción, primero con las voces de Manolo y Mauricio combinadas, y luego de forma instrumental, comenzaba la gran noche de los 30 años. Pero…

 

Si buscamos en los diccionarios algunos verbos no conjugados, como RESURGIR, LUCHAR, RENACER, REMONTAR, deberían tener un apartado exclusivamente para Tru-la-lá. ¿Por qué? Porque en la mismísima apertura, cuando Alejo Luna (su locutor), decía sus primeras palabras y salían los guerreros principales a comerse la cancha (David, Neno, César y Mauri), un desafortunado fallo en el sonido (ajeno a la banda) cortó por unos segundos los micrófonos del escenario, PERO NO LAS GARGANTAS DE LA GENTE, quienes en esos segundos que parecían interminables se hicieron sentir más que nunca, demostrando una vez más que, contra viento y marea, Tru-la-lá tiene, sin lugar a dudas, la MEJOR “HINCHADA” del Cuarteto.

Ya con el inconveniente solucionado, la música envolvió cada rincón del Complejo, un recuerdo tras otro retumbaban en los corazones de miles de fanáticos, mientras en las imponentes pantallas montadas en el gran escenario iban transcurriendo distintas imágenes, tanto de los cantantes y músicos como de la discografía de la banda. Y aunque los problemitas de sonido (micrófonos) volvieron a aparecer durante varios momentos de la primera selección, la banda y su público ya estaban completamente fusionados en un solo ser, totalmente en clima y dispuestos a combatir (a capella si hubiera sido necesario) y a impedir que se apagara tal celebración. Y es entendible, si tenemos en cuenta la cantidad (y calidad) de temas que sonaron. Repasemos:

• Intro – El Trulalazo – Mi tío es un ají – Corazón de hielo – ¿Quién te crees tú? – Piénsalo bien (Neno).
• Lo que yo más quiero – Sólo por maldad – Tu amor me duele – Duerme – Sólo por ti (David).
• No te vayas nunca – Ven, devórame otra vez – No me enseñaste (César).
• Canción para la amada mía – ¿Para qué sufrir? – Amada más que nunca – Que canten los niños – El caníbal (fragmento) – El chupao – El majao (fragmento) (Neno).
• ¿Ahora quién? – Perdóname – Abrázame con toda el alma – ¿Qué es lo que está pasando? (cantito) – Solo (David).
• Mil maneras (César).

 

La “segunda”, como en los viejos tiempos, arrancó “en seco”, y desde allí se desató el baile, con temas como:

 

• Suavemente – Con ritmo y fiesta – Hay algo en ella – Fuiste el final – Te compro tu novia – Está bueno ya (Neno).
• Cambias mi amor – Entrégate – Sin ti – Entrégame el alma (David).
• Todo pasó en primavera – Un día sin ti – Sacrificio de cantor (César).

 

En el medio de esta selección, se vivió el primer reconocimiento especial, de esos que sólo los Trulaleros podemos sentir, porque se convirtieron en NUESTROS ÁNGELES, los que siempre iluminaron e iluminarán el camino de Tru-la-lá: NUESTRO CAMINO.

Con una respetuosa y sentida interpretación, la voz de César “Neno” Aguirre reprodujo uno de los temas más emotivos que el señor Edgar Efraín Fuentes, GARY, grabara en su histórico paso por Tru-la: “Cuatro líneas para el cielo“. Y de pronto, a través de un proyector y detrás del mismo, una sombra y una voz muy similar a la de Gary se unieron para terminar de redondear este emotivo homenaje a una de las voces, y sobre todo una de las personas más queridas y respetadas en la música del Cuarteto. Donde quiera que estés, ¡gracias por todo, Gary!

 

Después de semejante momento, había que volver a la realidad, y a seguir bailando, con temitas como estos:
• Me heriste el corazón – Cariño mío – No pasa nada (cantito) – Prohibida – El borrachón (Quiero vino por favor) (Neno).

 

• Nadie muere de amor – Mi última aventura – Amor fingido – Más que ella, tú (David).
¿Arrancamos la tercera? Con el piano de Luquitas Zaurrini marcando el ritmo, recordamos más historia Trulalera:
• Tu dueño – Vuélveme a querer – Apriétame – Mi cama no habla (David).
• Entre la noche y el día – ¡Más! – Te quiero tanto – Como tú (César).
• Te quiero tanto – Si quieres ser mi amante – ¿Dónde andarás? – La chica de piel morena (Neno).

 

Otra vez hacemos un parate, y respiramos hondo, ya que, aunque sea por medio de pantallas, volvimos a ver la imagen de aquel muchachito noble, carismático y soñador, que un día llegó a nuestra amada banda para devolverle el brillo y la alegría que en esos momentos parecía perdida, y además, para crecer como nunca en su vida, y cumplir su máximo anhelo: CANTAR en Tru-la-lá, y DEFENDER su ESENCIA hasta el final. Y vaya si lo hizo… Estoy hablando, ni más ni menos, que de Pablo Luciano Ravassollo.

Fue el turno de David Ortiz, para interpretar dos de los temas que más llegaron a los corazones de los Trulaleros durante su paso por Tru-la, como son “Tu ausencia” y “Camina y

ven“.

Pablito, los Trulaleros siempre mantendremos viva tu alegría y tu amor por Tru-la y el cuarteto, lo cual es una forma de mantenerte vivo a vos también. G-R-A-C-I-A-S.

Al igual que en la segunda, y con el alma un poco más tranquila, seguimos disfrutando de la noche, del baile, de Tru-la!:

 

• Una lágrima y un suspiro – Sin solución – Sueño su boca – Hasta el fin del mundo (David).
• Yo, que te amé – Quiero morirme en tus brazos – Todo pasó, pasó – La vecina – Fiesta encendida – El chacule (Neno).
Y faltaba el homenaje al más grande, al CREADOR de este sentimiento. Para ello, transcribo textualmente las palabras de Mauricio, ¿quién mejor que él, que es su sangre?:

Una historia, escrita de puño y letra, de sangre pura, de pasión y de amor. Una historia que hoy cumple treinta años de vida y un sueño que comenzó hace mucho más aún.

Corría el año 1.956, las calles de Córdoba y más precisamente en Villa Azalais teñían de notas musicales la vida de mi padre bajo la melodía de un humilde acordeón…

…Un humilde acordeón que escribió este presente, un humilde acordeón que dio vida a esta gran familia, un bello instrumento que marcó la esencia, la pasión, y que convirtió en realidad aquel maravilloso deseo de ser lo que somos hoy.

Aquello que comenzó con un juego, con las debidas responsabilidades de todo aprendizaje, hoy logró que me pueda sentar y escribir estas líneas dedicadas a ustedes, mis Trulaleros del alma.

La vida me ha golpeado duro. Las circunstancias de aquél entonces, cuando mi mayor referente, mi ídolo, mi héroe, mi padre partía al cielo, dejaron un legado que marcaría mis venas a flor de piel.

Porque allí crecí, porque con ellos me formé, porque mi infancia fue entre luces, bailes y el resonar de un tunga tunga… TRU-LA-LÁ.

Porque era mi esencia, porque me define, porque no podía cortar las alas de mis sueños.

Porque no podría haber dejado a ustedes. Porque mi padre me enseñó, con disciplina, que el show debe continuar pase lo que pase. Y porque entonces decidí que no bajaría el telón, que no apagaría la última luz. Porque en familia, y con mi viejo guiándonos seguimos escribiendo esta historia… y lo seguiremos haciendo…

Hoy cumplimos treinta años. Parece mucho, lo es.

Sin embargo, me atrevo a decir, que para mí, es sólo el comienzo.

Gracias por todo.

Juntos, seguiremos caminando este sendero.

Porque Tru-la es mi familia, porque Tru-la son ustedes, porque Tru-la…

 

¡TRU-LA SOMOS TODOS!

 

Después de semejantes palabras, se logró un dúo inédito entre padre e hijo. Con “Las cuarenta“, Mauricio y Manolo, ayudados por la tecnología, unieron sus voces, como un pacto entre caballeros. De esa forma, quedó totalmente legitimada (por si todavía quedaban dudas) la herencia más hermosa que la vida le dio a Mauricio, y por él a todos nosotros: Tru-la-lá.

Señor Manuel Mauricio Cánovas: La mejor forma de agradecerle es manteniendo siempre vivo su sueño, entre todos lo haremos posible.

 

El final de la tercera fue signado por más cumbias “manolísticas”, en la voz de Mauri: “Goza la cumbia” – “Dejaré” – “La llamaban María” – “Mírala que linda viene”.

 

Cuarta y última selección (sí, como en los viejos tiempos otra vez, cuatro selecciones), y con la consigna “Porque lo querías escuchar” sonaron los temas de la actualidad Trulalera, no sin antes mencionar otro momento muy especial… Ya que volvieron como invitados dos grandes percusionistas de la historia de Tru-la, como lo son Tumbita Córdoba y Marcelo “Bombolo” Escudero. Ambos, junto con el más pequeño de la banda, Valentín Cánovas (sí, el hijo de Mauricio) y el mismo Mauricio realizaron un interesante duelo de timbales. En la presencia del pequeño Valentín ya se vislumbra lo que podría ser el futuro de Tru-la… Pero tranquilos, aún es un niño, dejémoslo que siga disfrutando de su infancia, ya habrá tiempo para saber si seguirá los pasos paternos…

¿Qué temas sonaron en la cuarta? Digamos que volvimos a la actualidad:
• Eres mi sueño – Volví a nacer – El mar de sus ojos (César).
• Entonces, ¿qué somos? – Un ángel llora – Amor de tres – La llamada de mi ex – Ojalá no te hubiera conocido nunca (David).
• Estoy soltero – Noche perfecta – Que salte, que baile, que grite, que goce (cantito) – Se mueve – Cuidar este amor – Esa negra – Yoli, la matadora (Neno) – En aquél rincón.
En la noche del Domingo 23 de Noviembre del 2.014, todo se vivió de una forma mucho más relajada, distendida. Tanto la banda como el público se sintieron más dispuestos a bailar, entre amigos, disfrutando una cálida noche, vísperas de feriado, y ya sin tanta multitud eufórica. El repertorio fue exactamente el mismo que la noche anterior, y por suerte esta vez no hubo inconvenientes de sonido que empañaran la noche, ni por un momento. Todo salió impecable.

Ah, y como si fuera poco, un detalle que CASI paso por alto: En ambas noches se les regaló a la gente un “nuevo” CD, grabado en Estudios Pira hace unos meses, con gran parte del repertorio realizado en las noches de los 30. Así que tenemos motivos más que suficientes para seguir festejando, ya que estos temas seguramente serán llevados a todo el país de aquí en adelante.

De esta forma, y aunque muchos queríamos que fuesen eternas, pasaron dos noches maravillosas. ¿Pero saben una cosa? Voy a tomar un fragmento del texto de Mauricio, que creo yo, sintetiza a la perfección lo que TODOS sentimos:

 

“Hoy cumplimos treinta años. Parece mucho, lo es.

Sin embargo, me atrevo a decir, que para mí, es sólo el COMIENZO.”

VN:F [1.9.22_1171]
Tu voto
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
Inicio / Historia / Discos / La Banda / Radio / Foro / Videos / Prensa / Contacto
Copyright © 2008 - 2018 - Trulaleros de Alma - Sitio Oficial de Tru-la-lá